Adicciones que tratamos

“LA ADICCIÓN NO ES UN VICIO
NI UNA MALA COSTUMBRE.
LA ADICCIÓN ES UNA ENFERMEDAD”

Instituto Hipócrates es una clínica de desintoxicación con más de 20 años de experiencia en el tratamiento de las adicciones. Cuenta con un equipo terapéutico especializado en el diagnóstico y tratamiento de personas que padecen alcoholismo, adicción a la cocaína, al cannabis, a los fármacos y al resto de sustancias y conductas adictivas.

Haz “clic” si buscas más información sobre las diferentes sustancias adictivas y sus efectos.

Qué es una
adicción

La adicción es una enfermedad caracterizada por la pérdida de control en el consumo de una o varias sustancias adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc.). Esta pérdida de control hace que el adicto, aunque se lo proponga, no consiga dejar el alcohol, la droga o dejar de consumir cualquier sustancia adictiva definitivamente.

Hemos de ser conscientes de que ni la voluntad del paciente ni la presión de los familiares van a resolver el problema. Sólo un tratamiento profesional en un centro de adicciones adecuado podrá abordar la situación y lograr la recuperación del paciente.

Ahora estoy casado con una mujer maravillosa, tengo una hija de tres años a la que quiero con locura, soy un padre maravilloso y mi hija siempre podrá contar conmigo. Soy feliz y se lo debo todo a mi familia por haber ayudado a poder pasar por este tratamiento. Solo puedo estar agradecido.

Carlos

Diagnóstico

Cuando una persona consume sustancias adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc.) y empiezan a aparecer cambios en su carácter, su comportamiento, su familia, trabajo, estudios y/o relaciones personales, debe pensarse  que posiblemente estemos ante una adicción al alcohol, a la cocaína  o a cualquier sustancia psicoactiva, para la cual se debe realizar un diagnóstico profesional.

Los principales síntomas del alcoholismo u otras sustancias adictivas son:

  • Una persona consume; el consumo le acarrea problemas y se propone dejar el alcohol, dejar de consumir o consumir menos. A pesar de estas  buenas intenciones el problema no se acaba de resolver y termina volviendo a consumir una y otra vez.
  • Se producen alteraciones importantes del carácter y de la conducta: enfados, nerviosismo, comportamientos agresivos, desatención de las obligaciones, descontrol de hábitos y horarios, abandono de aficiones y amistades saludables, mentiras, promesas incumplidas, problemas económicos y/o laborales, dificultades para levantarse, etc.
  • El paciente continúa consumiendo a pesar de que el consumo no le sienta bien, le ocasiona problemas, empeora su situación personal, disminuye su autoestima y le genera conflictos de todo tipo.

Cuando en una familia se plantea la duda de si uno de sus miembros padece un trastorno de adicción, lo más urgente es conseguir un diagnóstico profesional en un centro de desintoxicación especializado.

En Instituto Hipócrates ofrecemos el servicio de visita médica previa que permite diagnosticar al paciente y valorar la situación. Tras esta visita previa el equipo médico del Instituto Hipócrates recomendará lo más pertinente en cada caso.

Si deseas solicitar una visita médica de valoración, totalmente gratuita, y conocer nuestras instalaciones, servicios y equipo de profesionales, por favor haz clic aquí.

Causas de la
enfermedad

Debido a factores neurobiológicos, algunas personas tienen una predisposición mayor o una fragilidad especial para desarrollar algún tipo de adicción. Para explicarlo de manera sencilla, podríamos decir que ciertas áreas del cerebro son más susceptibles a desencadenar una dependencia y ser una de las causas de la enfermedad. Si estas personas empiezan a consumir sustancias adictivas, seguramente terminen desarrollando una enfermedad por dependencia.

El resto, quienes no la desarrollan a pesar de haber consumido, es simplemente por no poseer esa predisposición neurológica.

Las personas que no han desarrollado una adicción tienen la posibilidad de dejar de consumir o reducir el consumo de cualquier sustancia por sí mismas. En cambio, la persona que sufre la enfermedad de adicción no puede dejar de consumir sin ayuda; la voluntad no es suficiente, aunque se lo proponga una y mil veces. En este caso “querer no es poder”.

Solo un tratamiento de adicciones eficaz y riguroso logrará que el paciente deje de consumir.