Testimonios

Testimonios - Tumbados delante de la fachadaEn Instituto Hipócrates sabemos que, cuando una persona enferma de adicción, o sus madres y padres, o sus hijos, o la su pareja, buscan un centro de desintoxicación adecuado para realizar un tratamiento de adicciones y  lograr vivir sin consumir drogas, sienten a menudo una gran soledad, angustia y sensación de desamparo ante una situación que en ocasiones lleva a las personas implicadas al borde de la desesperación.

Creemos que el tratamiento intensivo en régimen de ingreso que ofrecemos a nuestros pacientes es el mejor y más eficaz método para dejar las drogas y afrontar la enfermedad de la adicción, enfermedad muy grave y de consecuencias trágicas si no es tratada de forma adecuada.

Son los testimonios de nuestros más de 3.000 pacientes, y los de sus familias, los que nos llenan de satisfacción y ayudan a seguir mejorando y aprendiendo, para ofrecer cada día el mejor y más completo tratamiento para conseguir el principal objetivo de Instituto Hipócrates: que el paciente que sufre la enfermedad de la adicción pueda vivir una vida plena y satisfactoria, junto a sus seres queridos, sin consumir drogas.


“Yo tenía grandes dudas. No creía que yo fuera adicta, ni me sentía enferma. Pensaba que controlaba mi vida y me resistía a escuchar los consejos de mis seres queridos y a ingresar en un centro.

Ahora llevo 7 años sin consumir drogas. A veces me siento feliz. Otras veces debo afrontar los problemas que surgen el camino. Como todo el mundo. Pero siento cada día la enorme satisfacción de poder, ahora sí, controlar de verdad mi vida. “

Laura


“He recuperado a mi hijo y a mi familia”

Carmen, madre de paciente adicto.


“La primera victoria sobre mi enfermedad fue encontraros.

Gracias INSTITUTO HIPOCRATES por vuestra perseverancia, comprensión y rigor; y por ayudarme a entender que no era un monstruo como yo creía, que en verdad soy un gran ser humano con una bonita enfermedad que me obliga a sacar la autenticidad que hay en mí.”

Víctor


“Cuando mi marido ingresó en Instituto Hipócrates ya casi no me quedaban fuerzas para seguir luchando. Estaba agotada y enfadada. Ahora que mi pareja está bien he vuelto a recuperar la ilusión por nuestra relación y nuestro futuro juntos.”

María, pareja de paciente adicto.


“Después de más de 8 años desde el ingreso en Instituto Hipócrates, mi vida ha cambiado satisfactoriamente. Mi calidad de vida, la relación con la familia y en todos los ámbitos sociales.”

 Alvar


“Ahora estoy casado con una mujer maravillosa, tengo una hija de tres años a la que quiero con locura, soy un padre maravilloso y mi hija siempre podrá contar conmigo. Soy feliz y se lo debo todo a mi familia por haber ayudado a poder pasar por este tratamiento.

Solo puedo estar agradecido.”

Carlos


“Se me ocurren muchas cosas buenas que contar en estos años de recuperación que ya llevo, pero siempre me acuerdo de la sensación que tengo cada mañana al tomarme el desayuno y pensar en todo lo que puedo hacer durante el día que me queda por delante, sin tener que estar buscando alguna solución a lo que yo pensaba que era “mi problema” y no sabía cómo solucionarlo.

Gracias, gracias de todo corazón a mis compañeros, terapeutas y familiares que me han acompañado en el camino.”

Kike


“Instituto Hipócrates primero me dio esperanza, seguidamente me otorgó una solución y para finalizar me devolvió a la vida. Sin su dedicación y profesionalidad nunca habría reconocido mi adicción, lo que me permitió dejar de sufrir y  por ende dejar de hacer sufrir a cuantos me estimaban. Un simple gracias sería expresar poca gratitud a tan inestimable ayuda”

Xavi