La labor del Instituto Hipócrates en la recuperación, Cristina

La labor de Instituto Hipócrates en la recuperación

La recuperación de Cristina: dejar de consumir drogas
Hola de nuevo. Soy A., una persona que ha superado su adicción gracias al tratamiento.
¿Sabes que si Instituto Hipócrates no existiera, habría que inventarlo?

Tratamiento profesional

La labor que hace el Instituto Hipócrates es impagable. Por dos razones básicas:

  • Porque la adicción provoca sufrimiento a quien la padece y a su familia y el problema solo puede superarse con una intervención profesional adecuada.
  • Porque es el referente en España en el sector: no existe una clínica con tantos medios y que atesore tanto conocimiento y experiencia.
Instituto Hipócrates no promete ninguna solución milagrosa ni ningún atajo inservible.

Ofrece, por el contrario, un servicio médico, terapéutico y clínico de primer nivel. Unos recursos adecuados. Y una rehabilitación escalonada, por fases.

Todo esto junto permite, a la larga, que la persona con el problema de adicción deje de consumir y se recupere de una manera plena y satisfactoria.
Es lo que he logrado yo y miles de pacientes. Es lo que ha conseguido Cristina, que se recuperó en nuestra clínica y hoy es terapeuta del Instituto Hipócrates Murcia, en Águilas.

La experiencia de Cristina

Es probable, si sigues nuestras publicaciones en redes sociales, que la hayas visto en alguno de los vídeos que hemos publicado. Cristina está volcada hoy en ayudar a otros adictos como en su día le ayudaron a ella.

Da gusto escuchar su relato. Oírle decir cómo ha cambiado su vida. A mejor, claro. Según sus palabras, “no tiene nada que ver” la vida que lleva hoy a la que tenía antes de hacer el tratamiento, antes de su recuperación.

Volver a nacer

Todo ha cambiado a su alrededor como consecuencia de haber cambiado ella. Incluida la relación con su familia de quienes se había separado. “He vuelto a nacer”, sintetiza.

Ahora, Cristina se siente “libre”. “Antes siempre dependía de algo”. También su carácter ha mejorado. Ha dejado de estar enfadada de continuo.

Es muy emocionante verla hablar a cámara. Se nos pone, de hecho, la piel de gallina cuando le preguntamos cómo se siente hoy, cómo se encuentra después de haber superado su adicción y haber hecho el tratamiento de Hipócrates.

 Empieza hoy tu cambio

El plano de vídeo se cierra y encuadra el rostro. Se ve un semblante feliz, sereno. “Ahora vivo como una reina”, responde Cristina. Y le brota una carcajada sincera y vivificante. Ríe su boca y sonríen sus ojos.

Ahora, nos confiesa, “hago lo que me apetece y lo que me gusta”. “Llevo una vida tranquila y me acuesto en paz”.
Parece poca cosa y es un mundo.

¿Quieres sentir lo mismo que Cristina?

Contacta con Instituto Hipócrates y empieza hoy tu cambio personal.

Author Info

oDono