Qué es el síndrome de abstinencia del alcohol.

¿Qué es el síndrome de abstinencia del alcohol?

Sumario:
1 ¿Qué es el síndrome de abstinencia del alcohol?
1.1 ¿Cuáles son los efectos perjudiciales en el organismo del consumo abusivo de alcohol?
1.2 ¿Cómo se produce el síndrome de abstinencia?
1.3 ¿Cómo dejar el consumo de alcohol?
1.3.1 ¿Por qué no puedo dejar el consumo de alcohol sin ayuda?
1.4 Clínica para dejar el alcohol

 

¿Qué es el síndrome de abstinencia del alcohol?

Para entender qué es un síndrome de abstinencia alcohólica es importante conocer qué es la dopamina. La dopamina es uno de los neurotransmisores que las neuronas utilizan para comunicarse y transmitir información de unas a otras. Entre otras funciones, este neurotransmisor está fuertemente relacionado con el placer y la satisfacción que sentimos las personas cuando realizamos determinadas actividades, como comer, hacer deporte o practicar sexo. La dopamina regula el deseo y el placer que obtenemos al realizar conductas que nuestro cerebro entiende que son fundamentales para la supervivencia.

Por ello, cuando al realizar un determinado comportamiento se libera dopamina, tendemos a repetir ese comportamiento pues nos resulta agradable y placentero.

El consumo de alcohol estimula la presencia de dopamina en el cerebro de una manera muy intensa e importante. Esto genera que el cerebro “entienda” que beber alcohol es algo positivo, lo cual aumenta la posibilidad de que beber se convierta en un comportamiento repetitivo y se cree una dependencia del alcohol.

El problema es que con el tiempo y el consumo sostenido, los mecanismos de secreción de dopamina de las neuronas empieza a resultar perjudicado, generando cada vez menos cantidad de este neurotransmisor y por lo tanto cada vez menos “placer” al producirse el consumo.

Por esta razón, cada vez es necesario beber más para obtener la recompensa, en forma de sensaciones placenteras, que tan fácilmente se obtuvieron las primeras veces, cuando se empezó a beber. Con el paso del tiempo y con el consumo continuado, la cantidad de alcohol que se necesita para obtener el mismo nivel de dopamina es cada vez mayor.  Y te conviertes en una persona dependiente del alcohol.
 
Pero este consumo sostenido en el tiempo no solamente afecta al sistema de recompensa y a los niveles de dopamina. El consumo de alcohol tiene otros efectos secundarios sobre el organismo y el sistema nervioso.

¿Cuáles son los efectos perjudiciales en el organismo del consumo abusivo de alcohol?

Consumir alcohol de manera continuada y abusiva produce muchos problemas de salud de tipo orgánico, entre otros:

  • Presión arterial alta.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Sangrado de estómago o esófago.
  • Úlceras
  • Daños en el páncreas.
  • Alteración de la frecuencia cardiaca.
  • Problemas en el sistema circulatorio.
  • Accidentes cerebrovasculares y coágulos.
  • Anemia y malnutrición
  • Cáncer de mama, boca, laringe, esófago, colon, hígado y recto.

Y graves problemas en determinadas áreas del cerebro, y por lo tanto de la capacidad de raciocinio, pensamiento lógico, memoria y comportamiento racional.
 
En suma, beber de manera continuada y sostenida en el tiempo, puede alterar gravemente la capacidad de la persona para “entender” cuáles son las consecuencias reales del consumo en su organismo y en su comportamiento, en su familia y en su trabajo, en definitiva, en su calidad de vida.

¿Cómo se produce el síndrome de abstinencia?

Las personas que han bebido alcohol de manera abusiva durante muchos años, pueden haber sufrido importantes cambios estructurales en determinadas áreas del cerebro que afectan a su función cognitiva y estado de ánimo, generando unos deterioros graves y altamente debilitantes, en cuanto a la capacidad de la persona para sostener una vida dentro de los parámetros que podríamos considerar racionales o sensatos.

Cada vez que se reduce la cantidad de dopamina que genera el cerebro, mediante unos mecanismos perjudicados por el consumo crónico de alcohol, la persona siente apatía, tristeza, malestar físico y emociones intensas e incómodas; también sensaciones y pensamientos negativos y perjudiciales.

Esto son los síntomas que se padecen “por no consumir alcohol”, cuando se ha bebido de manera constante en el tiempo, y ya se han visto alteradas determinadas áreas del cerebro. Estas sensaciones físicas, pensamientos y emociones, es lo que podría considerarse como “síndrome de abstinencia”.

Síntomas más comunes del síndrome de abstinencia:

  • Sudores fríos
  • Pulso acelerado
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Manos temblorosas
  • Ansiedad y nerviosismo
  • Sentimiento de irritabilidad
  • Tristeza, cansancio o debilidad
  • Pensamiento confuso
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre
  • Agitación extrema
  • Alucinaciones
  • Pupilas dilatadas
  • Distorsiones auditivas
  • Dolor de cabeza
  • Aumento de la presión arterial
  • Deshidratación

Estos síntomas pueden ser leves o muy graves e importantes, y tan solo desaparecen cuando la persona vuelve a consumir alcohol. Con el consumo, se vuelve a liberar dopamina, y con ello la persona consumidora tiene una leve sensación de alivio momentáneo de los síntomas del síndrome de abstinencia.

Cuando deje de beber durante unas horas, días o semanas, los síntomas desagradables volverán, generando en la persona una enorme necesidad de consumir con la única intención de paliar el malestar producido por el síndrome de abstinencia.
 
Mientras este proceso sucede, el alcohol va actuando, poco a poco, sobre el resto del organismo del bebedor, provocando todos los efectos secundarios perjudiciales que solo hacen que agravar el problema.

¿Cómo dejar el consumo de alcohol?

Cuando una persona ha desarrollado una adicción al alcohol, y vive en un ciclo perpetuo de síndromes de abstinencia, seguidos de consumos repetidos de sustancias adictivas para paliar el malestar, nos encontramos en un escenario en el que tan solo es posible el abandono del consumo de alcohol mediante ayuda profesional y bajo una estricta supervisión médica.

Si se producen síntomas severos del síndrome de abstinencia, debería acudir a un centro médico u hospitalario.

¿Por qué no puedo dejar el consumo de alcohol sin ayuda?

De todas las sustancias adictivas, incluidas la heroína, la cocaína o las anfetaminas, la única que ante la decisión de abandonar el consumo, requiere de manera imperativa de supervisión médica muy especializada, es el alcohol.Y esto sucede porque un síndrome de abstinencia alcohólica, en determinadas personas, puede ser peligroso, incluso mortal, si la retirada de la sustancia no se realiza bajo determinadas pautas médicas y terapéuticas.

Clínica para dejar el alcohol

Instituto Hipócrates es una clínica especializa en la desintoxicación de personas con alcoholismo. Durante más de 20 años, muchas personas con trastorno por consumo de sustancias adictivas han podido recuperar su calidad de vida gracias a confiar en el equipo médico y terapéutico de la clínica Hipócrates.

Si crees que tienes un problema con el alcohol, y que ha llegado el momento de dejarlo, no tomes decisiones precipitadas. Infórmate bien sobre las opciones y los medios a tu disposición. Dejar el alcohol no es un proceso sencillo ni una decisión fácil, por lo que requiere de la supervisión de profesionales médicos especializados.

Dejar las drogas requiere de un proceso y un tiempo que no entiende de prisas ni de atajos. Tampoco de milagros.

Si necesitas más información sobre cómo dejar el alcohol u otra droga, llama e infórmate sin compromiso través del teléfono 93 884 16 10 o del correo electrónico info@institutohipocrates.com

Este blog tiene fines informativos y no debe sustituir el consejo médico. Entendemos que la situación de cada persona es única y este contenido solo proporciona una comprensión general de los trastornos por uso de sustancias.

Author Info

oDono