benzodiacepinas, vistas de nubes bajo un pico de montaña

¿Qué son las benzodiacepinas?

Sumario:
1 ¿Qué son las benzodiacepinas?
1.1 Tipo de benzodiacepinas
1.2 Efectos de las benzodiacepinas
1.3 ¿Qué sucede cuando se mezclan benzodiacepinas con alcohol?
1.4 Dependencia a las benzodiacepinas
1.5 ¿Cómo dejar las benzodiacepinas?
1.6 Clínica para dejar las benzodiacepinas

 

¿Qué son las benzodiacepinas?

Las benzodiacepinas son medicamentos psicotrópicos y sintéticos, usados en medicina para tratar problemas de ansiedad como el trastorno de ansiedad, el estrés o el insomnio.  También se utilizan como relajante muscular.

En ocasiones también son usadas para paliar los efectos del síndrome de abstinencia del alcohol y la epilepsia. Actúan como depresores del sistema nervioso central, como también lo hacen el alcohol, el cannabis o la heroína.
 
Las benzodiacepinas producen dependencia y abstinencia, por lo que son una de las sustancias más consumidas entre las personas que buscan ayuda para tratar su adicción a las drogas.

Tipo de benzodiacepinas

Uno de los modos más habituales de clasificar a las benzodiacepinas es según su duración media, es decir, según el tiempo medio que este fármaco produce sus efectos sobre el organismo.

Benzodiacepinas de acción larga: Esta medicación actúa durante más de 24 horas:

  • DIAZEPAM (Valium ®)
  • FLURAZEPAM (Dalmane ®, Dormodor ®)
  • QUAZEPAM (Doral ®)
  • CLORAZEPATO DIPOTÁSICO (Tranxilium ®)
  • CLONAZEPAM (Rivotril ®)

Benzodiacepinas de acción intermedia: Actúan en el organismo de 6 a 24 horas:

  • BROMAZEPAM (Lexatin ®)
  • KETAZOLAM (Sedotime ®)
  • ALPRAZOLAM (Trankimazin ®)
  • LORAZEPAM (Orfidal ®)
  • FLUNITRAZEPAM (Rohypnol ®)

Benzodiacepinas de acción corta:

  • MIDAZOLAM (Dormicum ®)

Efectos de las benzodiacepinas

Alguno de los efectos secundarios más habituales de las benzodiacepinas son:

  • Somnolencia, sobre todo durante los primeros días del tratamiento.
  • Lentitud en el habla, sequedad en la boca, náuseas, dolores de cabeza, dificultades de la memoria, estreñimiento y visión borrosa.

¿Qué sucede cuando se mezclan benzodiacepinas con alcohol?

Las benzodiacepinas, excepto para un determinado porcentaje de mujeres usuarias de estas drogas, son sustancias que raramente se consumen de manera individualizada, sino que se combinan con otras sustancias adictivas. Algunas personas consumen alcohol y diazepam, o alcohol y trankimazin. Y esta es una combinación que puede ser peligrosa para la persona que usa estas drogas.

Las benzodiacepinas son sustancias depresoras del sistema nervioso central, del mismo modo que el alcohol, el cannabis o la heroína. El hecho de que ambas sustancias sean legales en cuanto a su consumo, reduce la percepción de riesgo acerca de su uso, lo que a menudo facilita el abuso y, en determinados casos, la dependencia o el trastorno por consumo de sustancias adictivas.

Cuando se consumen simultáneamente estas dos drogas depresoras del sistema nervioso, aumenta enormemente el riesgo de obtener una sedación excesiva o adormecimiento, debido a que los efectos depresores de ambas sustancias se potencian, lo cual puede llevar a una ralentización peligrosa de determinadas partes del organismo.
 
El uso sostenido en el tiempo de estas dos sustancias es peligroso para la salud, a corto y largo plazo. Y no solamente en cuanto a la salud del consumidor, sino también en su calidad de vida y en su percepción de la satisfacción vital.

Dependencia a las benzodiacepinas

Debido a que las benzodiacepinas se recetan habitualmente para reducir los niveles de ansiedad, ocurre con frecuencia que se consumen durante mucho más tiempo de lo que el tratamiento con estos fármacos aconseja.

También son usadas para “contrarrestar” los efectos de “subida” de otras drogas como por ejemplo la cocaína o las anfetaminas. Este comportamiento sucede paulatinamente, a lo largo del tiempo, con continuos cambios de médico, sustrayendo la medicación de un familiar o directamente acudiendo al mercado ilegal.

Las benzodiacepinas son adictivas, y este uso no regulado desemboca a menudo en una dependencia. Cuando se produce la dependencia, se consumen benzodiacepinas para no experimentar efectos adversos o síndrome de abstinencia. Cuando una persona deja de sentir estos efectos adversos después de consumir, probablemente es porque padece una adicción a estas sustancias.

Algunos síntomas de sobredosis de benzodiacepinas son:

  • Falta de respuesta y debilidad generalizada
  • Visión borrosa
  • Dificultad para respirar
  • Sedación extrema
  • Temblores
  • Estado mental alterado
  • Las uñas y los labios se muestran azulados
  • Coma

 
Las personas que sufren una sobredosis de benzodiacepinas, son llevadas con urgencia al hospital, donde suelen ser entubadas con soporte respiratorio y medicadas con fármacos que contrarresten los efectos de la droga.

¿Cómo dejar las benzodiacepinas?

Cuando una persona es adicta a las benzodiacepinas, es fundamental que busque ayuda médica especializada si pretende dejar de consumirlas. El abandono repentino del consumo sin supervisión médica, puede resultar peligroso.

Instituto Hipócrates es una clínica de desintoxicación que atiende a pacientes adictos a las benzodiacepinas. El procedimiento habitual es el siguiente:

  • Evaluación: Un médico realizará una evaluación exhaustiva del paciente, atendiendo a sus características y necesidades particulares, con la finalidad de obtener un buen diagnóstico y plantear la mejor intervención terapéutica.
  • Desintoxicación: Este proceso es fundamental para la persona con adicción a las benzodiacepinas. La desintoxicación se debe realizar paulatinamente, respetando un criterio médico y bajo una estructura terapéutica. En el ámbito de las drogodependencias no existen los caminos rápidos ni milagrosos. Tampoco la improvisación y el cambio constante de procedimiento. Abandonar el consumo de drogas implica asegurarse de estar bajo el procedimiento médico y terapéutico adecuado, supervisado por profesionales y terapeutas cualificados. De este modo, la desintoxicación de benzodiacepinas se realizará en un entorno seguro y controlado, evitando el malestar del paciente y los efectos adversos del síndrome de abstinencia, durante el tiempo necesario para cada paciente, siempre de una manera consensuada y realista.

Clínica para dejar las benzodiacepinas

El consumo de benzodiacepinas y de otras drogas, puede ocasionar graves problemas en la vida del adicto, así como importantes consecuencias en las relaciones familiares, sociales o profesionales.

Si cree que padece una adicción a las benzodiacepinas, o un familiar o conocido tiene problemas ocasionados por el consumo de drogas, solicite información en una clínica especializada. Médicos y profesionales experimentados le atenderán y ofrecerán una valoración adecuada a sus circunstancias.

En Instituto Hipócrates tratamos a personas con adicción a las drogas desde hace más de 20 años. Si necesita aprender más sobre este problema, o busca información y asesoría especializada, no dude en ponerse en contacto con Instituto Hipócrates mediante el teléfono 93 884 16 10 o el correo electrónico info@institutohipocrates.com

Este blog tiene fines informativos y no debe sustituir el consejo médico. Entendemos que la situación de cada persona es única y este contenido solo proporciona una comprensión general de los trastornos por uso de sustancias.

Author Info

oDono